EL COÑO O EL ORÍGEN DEL MUNDO (Courbet)

agosto 2, 2008

La escucho después de más de dos meses de no soportarla y mantener sus megas callados. No voy a utilizar coño – me dice. He renunciado a él. Yo no voy a utilizar coño – insiste. Sí, voy a hablar de una cosa que me pasó pero no voy a utilizar coño. No siento la necesidad de rebelarme de esa manera, contra el lenguaje y contra la poesía. Y coño, coño por allí y por allá, y follar, ya no san palabras para mí, tía. Así lo dice, que no disfruta escribiéndolas. Sí están ahí pero no se van  a quedar muchas. Afortunadamente no eran el colmo de nada y toda etapa llega a su fin.

Parece ser que ”su segunda adolescencia terminó”. ¡Aleluya! Visto lo visto por otras, la mayoría, no la soportaría ni un minuto más. Lo que entre los quince y los dieciocho es comprensible, a los 40 me parece inaceptable. De cualquiera, yo la primera.. Quiero una niña interior educada, sensata, sana y plural. No otra menopáusica al uso, una desquiciada más. Como decía aquella: ¡Para eso, me abro las venas en asterisco! Sólo la belleza… aunque sea en la sordidez. Y no hay más que hablar. Me gusta. Terriblemente. El lema a abanderar. Ese y el de la madurez, que aunque no se tengan hijos… hay que ser coherentes.  Mejor sola que mal acompañada, y nunca mejor dicho. Después de todo tampoco la necesitaba a ella.  Se vive más vulgar sin maría pero se vive realidad no pajas mentales, que eso son panes para hoy y hambrunas para mañana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s