– ASTROLOGÍA DE LAS RELACIONES – (seminarios de astrología psicológica) – RICHARD IDEMON –

octubre 21, 2009

La astrología de las relacionesLas personas que  tienen importancia en nuestra vida son espejos que reflejan el lugar donde nos encontramos en nuestro proceso de evolución: al mirarnos en el espejo de los demás, aprendemos a conocernos más a nosotros mismos. Con técnicas como la sinastría y la comparación de cartas, descubriremos cómo transformar nuestra vida, cambiando las relaciones que tenemos con nuestra pareja, nuestros padres, nuestros hijos, nuestros amigos y, por supuesto, la más importante que tenemos con nosotros mismos.

.

(abrimos el libro al azar por tres lugares)

PRIMER FRAGMENTO

<<Al mirar su carta vi que tenía una conjunción Luna-Plutón en la casa cuatro. La Luna indica el tipo de circunstancias (tanto prenatales como postnatales) con que  nos enfrentamos en la infancia, cosas que sucedieron al comienzo mismo de nuestra vida y con las que cargamos incluso en la edad adulta. De esa conjunción Luna-Plutón en la cuarta deduje que mi consultante había sufrido un trauma grave en sus primeros años, cuando todavía no hablaba. Tal como he dicho antes, el problema que se plantea al indagar qué perturbaciones tuvieron lugar en una época  tan temprana es que con frecuencia resulta imposible  recuperarlas  en el nivel consciente, porque se refieren a sucesos que ocurrieron antes de que tuviéramos la habilidad verbal necesaria para definirlos o expresarlos de manera coherente. Esos primeros traumas pueden volver a la superficie de manera simbólica, como por ejemplo en sueños, ensoñaciones, o fantasías recurrentes. Incluso pueden revelarse por mediación de las percepciones sensoriales. Por ejemplo, yo he tenido siempre una relación muy fuerte ante el aroma de los lirios del valle. Nunca había comprendido por qué.  Si estoy en un lugar donde abundan esas flores, los ojos se me empiezan a llenar de lágrimas. Al principio pensé que no era más que una alergia, pero no podía dejar de sentir que había algo emocional asociado con ese lagrimeo. Como en el jardín de casa, cuando yo era niño, jamás hubo lirios, y mi madre no usaba ese tipo de perfume, en realidad me hallaba en un callejón sin salida respecto al origen de esa reacción. Un día, finalmente, le pregunté a mi madre si para ella los lirios del valle tenían algún significado, y me dijo que jamás había podido soportar su olor. Entonces me contó que, de muy pequeño, yo tuve una niñera, Ruby, que solía usar hasta empaparse una colonia llamada Lirio del Valle. Mi madre había intentado inútilmente  conseguir que dejara de usarla. Resultó que aquella niñera se había ido de casa  cuando yo tenía unos seis meses. De modo que ya veis cómo cosas de un pasado tan remoto pueden quedar registradas en el nivel emocional y sensorial, y acompañarnos durante toda la vida>> (pág. 77)

.

Si la Luna es el punto focal de un yod, eso puede indicar que entre los padres hubo un acuerdo tácito para hacer del niño el tercero en discordia, el que sobra, convirtiéndolo en un miembro de la familia a quien se pone la etiqueta de enfermo, raro, neurótico o perturbado. Si la Luna es una parte destacada de una configuración difícil, se puede deducir sin temor a equivocarse que ha habido una gran cantidad de conflictos o de dramas generados por problemas de los padres. En cuanto veáis una Luna como punto focal, lo mejor será que empecéis a preguntaros  cuáles son los demonios familiares que constituyen una pesada carga que recae sobre el nativo. Si una mujer con una configuración como ésta insiste enérgicamente en que no quiere ser madre, podéis estar bien seguros de que esta decisión ha estado influida  por problemas en el establecimiento de sus primeros vínculos. Como regla general, si en la carta de una mujer la Luna está atrapada en una configuración tensa… >> (pág. 127)

.

<<Como Isadora, Zelda era una mujer muy fuerte. Su lado yang se puede ver en la forma en que tomó la iniciativa en la elección de sus amigos masculinos (algo que vimos también en la vida de Isadora). Cuando conoció a Scott, Zelda decidió que ese era su hombre, y tomó la determinación de casarse con él. Siempre había tenido la fantasía de casarse con un hombre importante, y el apuesto triunfador que era F. Scott Fitzgerald, reconocido ya entonces como un escritor de renombre , satisfacía sus expectativas.

En este sentido, Zelda iba en busca de un hombre capaz de expresar la poderosa y deslumbrante energía de su animus, tal como lo muestran claramente su Sol en Leo, en trígono con su conjunción Júpiter-Urano en Sagitario.

Oyente: Su lado yang, ¿no se contradice fuertemente con su conjunción Luna-Venus en Cáncer?

Richard: Así es, pero esto hay que considerarlo con más detenimiento. Recordad que los aspectos Luna-Venus pueden indicar un complejo materno, o lo que yo llamo ‘el síndrome de la manzana envenenada’. De hecho. Zelda tenía una relación complicada con su madre, que ahora os explicaré. Zelda creció en Alabama, y sus padres provenían  de familias sureñas muy refinadas. Su padre era juez y se mostraba más bien distante (Zelda tiene al Sol en la casa doce, y eso puede indicar un padre ausente). La madre estaba consagrada a su hija, hasta el punto de que intentó vivir a través de ella. Zelda era la belleza de Montgomery, en Alabama, y asumió realmente el papel de frívola y coqueta, al estilo de Scarlett O’Hara al comienzo de Lo que el viento se llevó.  Fue sexualmente precoz y tuvo muchos pretendientes. Aunque su madre fuera toda una dama, que siempre se comportaba de la forma apropiada, de hecho favoreció las aventuras amorosas de Zelda, pero de todas maneras lo hizo de un modo ambivalente  y no pocas veces cambió de actitud para condenar la promiscuidad de su hija. Zelda tenía dos hermanas, y su madre siempre dejó muy claro que quería que todas sus hijas estuvieran más cerca de ella que del padre. Solía decirles que su padre era un juez muy importante y, por tanto, un hombre muy ocupado, y que ellas debían dejarlo tranquilo para que pudiera hacer bien su trabajo.

Sea como fuera, Zelda se casó con Scott Fitzgerald…>> (pág. 268)

© 1992 The Richard Idemon Literary Trust

.

Francis Scott Fitzgerald
El gran Gatsby (fragmento)

En mi primera infancia mi padre me dio un consejo que, desde entonces, no ha cesado de darme vueltas. Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien -me dijo- ten presente que no todo el mundo ha tenido tus ventajas. No añadió más, pero ambos no hemos sido nunca muy comunicativos dentro de nuestra habitual reserva, por lo cual comprendí que, con sus palabras, quería decir mucho más.
(…)
Su corazón se hallaba en constante y turbulenta agitación, temperamento creador, tenía un don para saber esperar y, sobre todo, una romántica presteza; era la suya una de esas raras sonrisas, con una calidad de eterna confianza, de esas que en toda la vida no se encuentran más que cuatro o cinco veces.
(…)
James Gatz era víctima de un mundo al que no pertenecía: ricos, seres descuidados e indiferentes, que aplastaban cosas y seres humanos, y luego se refugiaban en su dinero o en su amplia irreflexión.
(…)
Gatsby creía en el fastuoso futuro que año tras año retrocede ante nosotros. Aunque en este momento nos evite, no importa… Mañana correremos más rápido, estiraremos más los brazos… Y una hermosa mañana. Y así seguimos, luchando como barcos contra la corriente, atraidos incesantemente hacia el pasado.

El Poder de la Palabra
http://www.epdlp.com


.

Conferencia: La técnica de la sinastría

.

.

– El HOROSCOPO del año 2010 – aries, tauro, géminis, cáncer, leo, virgo, libra, escorpio, sagitario, capricornio, acuario y piscis – AMOR, SUERTE, SALUD, DINERO – (Karma – Feng Shui – Mantra – Mandala – Pronóstico – Predicciones – Los arcanos del Tarot – Aprendizaje – Relación de Pareja – Simbolo – Signo – Arcano )

Octubre 17, 2009

.

.

Descargar en PDF el libro de Idemon

6 Responses to “– ASTROLOGÍA DE LAS RELACIONES – (seminarios de astrología psicológica) – RICHARD IDEMON –”


  1. ‘Un pájaro no canta porque tenga una respuesta. Canta porque tiene una canción’ (proverbio chino)
    Octubre 4, 2006

    Recibo un correo maravilloso. Un correo donde se me confían unos sueños. Ella se llama como se llama la personita que más quise. Y como Avelllaneda…

    Ahora después de un par de días de haber meditado sobre ese correo y antes de entrar siquiera en la simbología que se repite… quiero que Ella reflexione sobre esta historia puesto que es una mujer creativa e inteligente y sé que por eso mismo lo que voy a dejarle aquí hoy le va dar tanto que pensar como a mí.

    El libro del que la voy a extraer ha sido escrito por el psicólogo Luis Muiño y es así como lo prologa: ‘El recuerdo que no estaba ahí’. Cito textualmente…

    A principios del siglo XX tuvo lugar uno de los casos más fascinantes de la criptomnesia, es decir, de recuerdos infantiles que surgen a pesar de que la personsa desconoce tenerlos.

    La protagonista del suceso, una muchacha normal y corriente, se convirtió, a partir de determinado momento, en la persona a través de la cual se comunicaba Blanche Poynings, una dama que había vivido en el siglo XIV. El personaje medieval se empezó a manifestar durante una sesión de hipnosis y, desde entonces, cuando la muchacha caía en estado de trance, Blanche Poynings hacía su aparición y hablaba de lo que había sido su vida. Contaba, por ejemplo, asuntos amorosos de la corte de Ricardo II que muy pocos historiadores conocían. También describía con exactitud la forma de vestir de sus contemporáneos, los tipos de pan que comían las diferentes clases sociales, y los nombres de esposos, hijos y parientes de diversos personajes de la época.

    Los datos eran misteriosamente precisos: parecía imposible que aquella muchacha sencilla, que no tenía ningún conocimiento de la época de Ricardo II, pudiera producir todo ese material. De hecho, ella era la primera asombrada: no creía haber oído hablar nunca de Blanche Poynings, el espíritu que se manifestaba en las sesiones de hipnosis.

    La misma muchacha fue la que dio la pista para la solución del caso. En una de las sesiones, fuera de contexto, surgieron tres palabras. Era el título de una novela que su madre le había leído cuando era una niña. En la obra estaban todos los datos sobre Blanche Poynings. Lo fascinante del caso es que en estado de vigilia la muchacha ni siquiera recordaba haberla leído. Hipnotizada, sin embargo, había sido capaz de recordar y reelaborar datos de todo el libro, incluído el apéndice genealógico de nombres con una exactitud asombrosa.

    Y bien chiquilla, ahora basándonos en esto, ¿cuántas posibilidades intuyes en esos lugares de tus sueños? ¿y cuántas en sus sensaciones?

    Por ejemplo, si a mí mis padres me hubieran llevado a un gran centro comercial cuando era una niña y me hubieran paseado por él en un carro de la compra en el que había alguna caja también… ¿comprendes lo que trato de decirte?

    ¿Podemos construir nuestras propias ciudades imaginarias en base a las aspiraciones y a los deseos? ¿Pudieron París, o Londres, o Roma, todas ellas grandes capitales europeas, desde la pantalla o en algún viaje pasar a formar parte de ti? Madrid mismo. De ti misma. De toda tú.

    ¿Pudo una pared encalada y blanca? ¿Pudo aquel acantilado y mis páramos y marismas? ¿Pudimos..? ¿Pudieron…?

    Quizás fueramos capaces de mixturizar arquitecturas en espacios inconcebibles. Quizás una vieja de mirada pacífica y tranquila, ojos grises, sólo sea el preludio o el anuncio de nuestra sabiduría y de nuestra paz.

    Un beso, muy fuerte para ti, con cariño. Y Sorolla, sí, por aquel atuendo tan blanco y tu piel morena.
    Posted in .K.A.O.T.I.C.A.-∑-., Bio-medicina y Psicología, Mágico & Místico & Esotérico | Tagged criptomnesia, Hipnosis, Luis Muiño, Recuerdos, Regresiones, Sorolla | Edit | 2 Comments »

    https://criaturasimaginarias.wordpress.com/2006/10/04/un-pajaro-no-canta-porque-tenga-una-respuesta-canta-porque-tiene-una-cancion-proverbio-chino/


  2. Sobre el primer fragmento

    ¡Atención! Al hipnotizador, mago, sanador que puede manipular nuestra mente y poner un recuerdo ahí que nunca estuvo. El prejuicio también puede estar en sus perjudicadas mentes que tañen su canción porque no tienen una respuesta… Son pájaros o lo somos y queremos cantar.

    Se recomienda mucha prudencia a la hora de recabar un criterio ajeno.

    Por lo menos eso. No seamos tan crédulos que le demos bola a todo.

    Sintamos sí, pero tengamos en cuenta siempre a nuestra razón. Algo nos avisará, algo. Hagamos caso a los mensajes que le manda nuestra propia Physis a nuestro criterio. En la Physis se asienta el YO.

    Gracias, añado lo de siempre ahora. Porque siempre esas dos posturas, yo las voy a añadir. Recuerdo que son las de la Ciencia actual en boca de Psykhé y Physis.


  3. TE CONOZCO

    He tardado mucho tiempo en escribir este post, pero ya verás, merece la pena…
    ¡He escrito tu horóscopo!
    Ha sido un gran esfuerzo, porque apenas te conozco.
    Me gustaría que lo leyeras con calma y descubrieras cuánto saben lo astros acerca de ti:

    Necesitas que los demás te quieran y te admiren. Por eso, a veces, eres muy perfeccionista y te criticas excesivamente.
    Tienes un gran potencial en muchos aspectos, pero, por circunstancias externas, todavía no has podido desarrollarlo.
    Te auto-controlas hacia fuera, pero por dentro eres una persona con tendencia a preocuparte en exceso y no siempre tienes seguridad acerca de lo que haces: hay ocasiones en que te asaltan grandes dudas sobre tus decisiones.
    Por último, una característica muy destacada de tu personalidad: te gusta contar con ciertas posibilidades de cambio y variedad y te sientes insatisfecho cuando te ponen trabas y restricciones.

    En resumen: piensas independientemente y no aceptas la opinión ajena a no ser que te presenten pruebas contundentes.

    ¿Te identificas con el horóscopo que te he hecho?

    (seguir leyendo el Horóscopo que ha confeccionado para ti L.M)

    http://www.elhabitatdelunicornio.net/2007/06/28/te-conozco/


  4. ¡Devolvedme el cielo!
    Posted 8 Octubre 2009 by masabadell
    Categories: Astronomía, Debate, Pseudociencia

    El pasado verano, como cada verano, por la noche, me han asaltado dos sentimientos contradictorios: uno de asombro infantil y el otro de profunda tristeza.

    Lejos de las luces de las ciudades y las zonas de veraneo, uno puede levantar la vista al cielo y sentir el vértigo arrebatador de miles de estrellas, la fascinante y cautivadora visión de la Vía Láctea, esa banda lechosa que nos proporciona una hermosa y única visión de nuestra galaxia.

    Hoy Van Gogh sería incapaz de pintar su famoso cuadro de un café de Arlés bajo el cielo estrellado. Hoy nadie es consciente de las fases de la Luna o de que puede observar los planetas en el cielo. Recuerdo que una vez alguien me preguntó con verdadera sorpresa: ¿Es que se pueden ver? Venus, Mercurio, Marte, Júpiter o Saturno son simplemente nombre de objetos que se aprenden en la escuela. El Sistema Solar, el Universo, no son otra cosa que un concepto que nos enseñó el profesor de Ciencias Naturales. No es real, casi es una ficción. ¿Cuántas mujeres enamoradas podrían exclamar con Julieta “No jures por la Luna, por la inconstante Luna, que cada mes cambia en su órbita circular”?

    Hoy nadie ve, de noche en noche, de mes en mes, cómo cambia el aspecto del cielo, cómo desaparecen unas constelaciones mientras aparecen otras. Nadie se da cuenta de que unos brillantes puntitos muy luminosos, fácilmente discernibles porque su luz no parpadea, van mutando su posición en el cielo. Son los planetas. A ellos les debemos mucho, pues al querer explicar por qué se mueven de ese modo descubrimos que no estamos en el centro del cosmos, que no somos el ombligo del universo.

    Una simple mirada al cielo nos revela lo que siempre hemos sido sin saberlo: ciudadanos del cosmos. Y nos envuelve con un sentimiento de humildad, de lo poco que somos ante la oscura inmensidad que nos rodea, habitantes de una mota de polvo insignificante que gira alrededor de una pequeña estrella arrabalera en una de las miles de millones de galaxias que pueblan el universo. Pero no debemos olvidar tampoco lo importantes que somos pues, hasta donde sabemos, somos la única especie capaz de anunciar su existencia en el espacio. Construidos con los mismos átomos que los planetas, las estrellas y las nebulosas, somos una parte del universo que se ha hecho consciente.

    Ante todo esto, causa risa y estupor que aún sobrevivan creencias infantiles, residuos de viejas religiones, como la astrología, producto de un tiempo cuando se creía que el universo estaba diseñado por y para el ser humano y que todo estaba gobernado por unos dioses ininteligibles e inaccesibles. Decía Montesquieu que pensar que nuestros actos están escritos en el gran libro del cielo es una orgullosa extravagancia. ¿De verdad podemos creer que los planetas giran para decidir la forma de vivir nuestras vidas?

    Nuestra sociedad ha eliminado el cielo del vivir cotidiano. Por eso, si tiene la oportunidad de alejarse de las luces de la ciudad, o si al viajar de noche necesita parar para descansar, hágalo en un lugar oscuro y despejado y levante la mirada al cielo. Sentirán ese cosquilleo que recorre el espinazo al saber que están contemplando su hogar, su verdadero hogar.

    http://masabadell.wordpress.com/2009/10/08/%C2%A1devolvedme-el-cielo/


  5. EL MENSAJE DE LAS ESTRELLAS

    – Toda ciencia se convierte en poesía, después de haberse convertido en filosofía – NOVALIS –

    (no dudo de que la astrología fuera la Ciencia de hace dos mil o tres mil años)


  6. “Dile a un hombre que hay 300 billones de estrellas en el Universo, y te creerá… Dile que un banco está recién pintado, y tendrá que tocarlo para asegurarse” (Raimond Verwei, aunque también acreditado a Albert Einstein)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s