LA SEGUNDA CASA HOROSCÓPICA (en nuestra carta astral, mapa natal) EN LA TIRADA DE TAROT O MÁNTICA

octubre 31, 2009

<<Mama may have, Papa may have /but God bless the child /that got his own>>

– BILLIE HOLIDAY –

.

La Segunda casa del horóscopo o astromántica

.

Por más que el nacimiento sea el comienzo de nuestra evolución como individuos aparte, generalmente se necesitan unos seis meses para que podamos reconocer que tenemos un cuerpo, y más tiempo aún para que seamos capaces de diferenciar claramente lo que somos de lo que no somos. Damos un gran paso adelante cuando en el establecimiento de nosotros mismos como entidades distintas de todo lo demás, cuando nos damos cuenta de que Mamá (que para nosotros es el mundo entero), en realidad no es nosotros. Antes de ese momento, la hemos visto como una mera extensión de lo que somos. Gradualmente vamos desarrollando el sentimiento de habita una forma física que no es la de ella ni la de nadie más: <<Estos dedos son míos, no son los dedos de mamá; estas son mis manos, no las de ella: me pertenecen, me definen, con lo que yo soy y lo que yo poseo>>. Pero el descubrimiento de nuestro cuerpo como entidad aparte nos despierta también el sentimiento de nuestra vulnerabilidad y de nuestra finitud, que hasta entonces no se había hecho presente. Con esta comprensión aterradora surge la necesidad de defender ese ser aparte, el sí mismo, de la destrucción y la muerte. Y anhelamos hacer de nosotros mismos algo más estable, permanente, sólido y perdurable.

El cuerpo es aquello por lo cual empezamos nuestra definición de nosotros mismos, pero ahora ya está pavimentado el camino conducente a una mayor definición del sí mismo, a medida que vamos adscribiéndonos más y más cosas, de las cuales derivamos nuestra identidad yoica, y merced a las cuales le damos sustancia. Con el transcurrir del tiempo llegaremos a tener la sensación de otras cosas que poseemos además del cuerpo: una mente lúcida, una buena capacidad de expresión, una naturaleza simpática, capacidades prácticas, dotes artísticas, etc.

La Segunda casa describe tanto lo que poseemos o esperamos poseer como aquellos recursos o atributos que, una vez desarrollados, nos darán el sentimiento de sustancia, valor, dignidad y seguridad que antes obteníamos gracias a nuestra identificación con mamá. Para la mayoría de las personas se trata del dinero, aunque su persecución desatinada no conduce a la definición de si mismo, sino a la desesperación: basta con recordar la cantidad de estadounidenses que se arrojaron por la ventana del décimo piso cuando la crisis de 1929. En un sentido más positivo, el deseo de tener dinero puede servir como acicate para cultivar ciertas cualidades y facultades que de otra manera podrían mantenerse latentes. Aunque la segunda casa se asocie tradicionalmente con el dinero, es menester señalar que otras cosas pueden satisfacer la necesidad de seguridad, y hacer más sustancial nuestro sentimiento de identidad, además de fortalecer nuestra cuenta bancaria.

En un nivel más básico la casa Dos es una indicación de lo que constituye nuestra seguridad personal. Aquello que puede representar la seguridad difiere para las diferentes personas. Por ejemplo, si Geminis o Mercurio están en la Segunda casa, la posesión de conocimientos puede ser lo que haga sentir segura a la persona, y es probable que quienes tienen a  Piscis o a Neptuno en la casa Dos deriven su seguridad de una filosofía <<espiritual>> o de alguna religión.  Si hay algo que nos hace sentir más seguros, es natural que hayamos de querer adquirirlo.

Los signos y planetas que se hallan en la segunda casa sirven también como orientación indicadora de la clase de facultades y capacidades inherentes que podemos cultivar y concretar, y mediante las cuales intensificamos el sentimiento de nuestro propio valor. La casa Dos representa nuestra riqueza innata, a la cual podemos recurrir y que constituye nuestra sustancia, el suelo que podemos trabajar para que produzca. Por ejemplo, si Marte o Aries están en ella, las cualidades potenciales valiosas que la persona podría actualizar estarían en la línea de lo que  representan este planeta  y este signo: franqueza, coraje, y la capacidad de saber lo que se quiere y cómo conseguirlo. Venus y Libra en este casa pueden otorgar como ventajas un buen gusto natural, talento artístico, diplomacia y savoir faire, o atractivo físico. Cualquier emplazamiento en cualquier casa nos da indicios de la senda que es más natural para nosotros en ese aspecto de la vida. ¿Por qué no prestarles atención?

Además de proporcionarnos un inventario de capacidades potenciales, la casa Dos designa nuestra relación con la esfera del dinero y de las posesiones: es decir, nuestras actitudes hacia el mundo material y las condiciones con que nos encontramos en éste ámbito. Es en esta casa donde se ve si adoramos al dios de la riqueza o si consideramos que el mundo de las formas no es mas que maya, ilusión. También indica la manera, el estilo o el ritmo -ya sea ávido, letárgico o esporádico- con que encaramos la necesidad de ganar dinero y el cultivo de habilidades y recursos. ¿Nos aferramos a las cosas con tenacidad o dejamos que se nos escurran entre los dedos? ¿Debemos hacer un tremendo esfuerzo en este campo de la vida, o tenemos la bendición del toque de Midas? ¿Seguimos valorando lo que tenemos una vez que lo hemos conseguido?

Por ejemplo, Marte o Aries en la casa Dos podrían indicar una avidez por hacer dinero y, al mismo tiempo, la propensión a gastarlo imprudentemente. Puede haber una tendencia a asociar cuán <<macho>> uno es, con la capacidad de amasar riquezas y de adquirir posesiones. Es posible que el dinero se gane mediante el ejercicio de profesiones asociadas con Marte, y que pueden ir desde la colaboración laboral con el poder militar establecido a la instalación de una ferretería. En esta casa es muy diferente el estilo de Venus, que en vez de clamar por el dinero, puede atraerlo insidiosamente, y percibir las riquezas como una manera de aumentar su seducción y atractivo.

.


.

Es probable que el nativo con esta configuración  se gane la vida mediante profesiones asociadas con Venus, y que puedan irle desde las bellas artes hasta trabajar en el departamento de cosmética de unos grandes almacenes, Liberace, el popular pianista que hace escandalosa ostentación de sus riquezas y de sus gustos extremados, tiene Urano en Piscis en la casa Dos. Maquiavelo, el que creía que el fin justifica los medios, había nacido con Marte en esta casa. Carlos Marx, cuyas teorías políticas y económicas han cambiado la historia, nació con el Sol y la Luna en Tauro en la casa Dos.

En términos más amplios, los emplazamientos en la Segunda casa designan aquello que valoramos y que esperamos obtener en la vida, cosa decisiva en grado sumo, poruqe sobre tales criterios basamos toda nuestra existencia. Cuando nuestros valores cambian, es posible que el enfoque que tenemos de la vida, en su totalidad, se altere de manera espectacular. Durante los años sesenta, veintenas de ejecutivos abandonaron la seguridad de sus trabajos y despachos de Madison Avenue, se despojaron de sus trajes a medida y se enfundaron en tejanos acampados  para irse a California a buscar una nueva vida… y todo por un cambio de valores.

La segunda casa muestra lo que deseamos. La energía del deseo es una fuerza potente y misteriosa: de hecho, lo que deseamos, valoramos o apreciamos determina en gran medida qué es lo que atraemos a nuestras vidas. En lo referente a este principio cabe una alegoría. La gente de un pequeño pueblo tenía tal aprecio por cierto artista mundialmente famoso y aclamado que escribieron a su agente para preguntarle si el ilustre personaje se dignaría a visitar el pueblo. La respuesta del agente fue inequívoca: el famoso artista no disponía de tiempo para viajar a un ayuntamiento tan insignificante como aquél. En vez de desanimarse, las gentes del pueblo se organizaron en sociedades para estudiar la vida, la obra y la filosofía del artista que amaban, e incluso hicieron erigir una estatua de él en la playa del ayuntamiento. Finalmente, a oídos del artista llegó la noticia del entusiasmo y del amor que sentía aquella gente por su obra. Naturalmente, lo asaltó la curiosidad de ir hasta el pueblecito donde tantas cosas giraban en torno a él. Por último, no sólo visitó el pueblo, sino que se sintió tan bien acogido que decidió establecerse allí. Contra todas las probabilidades, la profundidad y la riqueza del deseo, y el aprecio del pueblo por el artista habían conseguido, literalmente, atraerlo hacia ellos. Si lo entendemos de esta manera, mediante la valoración y la apreciación de las cualidades asociadas con un planeta que caiga en la casa Dos tendremos la probabilidad de crear situaciones que acerquen a nosotros ese principio o lo traigan a primer plano. Los tránsitos y las progresiones en la Segunda casa indican esos períodos de cambios y alteraciones en la naturaleza de los deseos.

Todos tendemos a formar nuestro sentimiento de identidad y de seguridad a partir, principalmente, de lo que tenemos, poseemos o consideramos con apego, ya sea el cuerpo, el hogar, la cuenta bancaria, el cónyuge, los hijos o una actitud físico-religiosa. Sin embargo, derivar una identidad de cualquier cosa externa o relativa es, en última instancia, algo precario y condicional. Cualquiera de esas cosas puede sernos arrebatada en cualquier momento, o perder súbitamente importancia. Incluso nuestro cuerpo, que fue lo primero que rotulamos como propio, y mediante el cual obtuvimos nuestro sentimiento inicial del <<yo>>, es algo de lo que finalmente debemos <<desprendernos>> y que hemos de sacrificar. Tal vez nuestra única seguridad real provenga de una identificación con aquella parte de nosotros que permanece cuando nos vemos despojados de todo aquello que creíamos ser. Parafraseando a Jung, digamos que solamente descubrimos qué es lo que nos soporta cuando todo lo demás, que creíamos que nos soportaba, no nos soporta ya más. Vale la pena reflexionar sobre la sabiduría de ciertas tribus de indios de América del Norte, que exigían que, al término de cada año, el hombre más rico de la aldea -el que había conseguido apropiarse con éxito de la mayor cantidad de riquezas- renunciara a todo aquello que había acumulado.

‘Las Doce Casas’

HOWARD SASPORTAS

.

.

– El HOROSCOPO del año 2010 – aries, tauro, géminis, cáncer, leo, virgo, libra, escorpio, sagitario, capricornio, acuario y piscis – AMOR, SUERTE, SALUD, DINERO – (Karma – Feng Shui – Mantra – Mandala – Pronóstico – Predicciones – Los arcanos del Tarot – Aprendizaje – Relación de Pareja – Simbolo – Signo – Arcano )

Octubre 17, 2009

.

6 Responses to “LA SEGUNDA CASA HOROSCÓPICA (en nuestra carta astral, mapa natal) EN LA TIRADA DE TAROT O MÁNTICA”


  1. Mama may have, Papa may have /but God bless the child /that got his own

    – BILLIE HOLIDAY

    (Puede tener mamá, puede tener papá, pero Dios bendiga al niño que tiene un mundo propio.


  2. EL MENSAJE DE LAS ESTRELLAS

    – Toda ciencia se convierte en poesía, después de haberse convertido en filosofía – NOVALIS –

    (no dudo de que la astrología fue una Ciencia hace dos mil o tres mil años)


  3. TE CONOZCO

    He tardado mucho tiempo en escribir este post, pero ya verás, merece la pena…
    ¡He escrito tu horóscopo!
    Ha sido un gran esfuerzo, porque apenas te conozco.
    Me gustaría que lo leyeras con calma y descubrieras cuánto saben lo astros acerca de ti:

    Necesitas que los demás te quieran y te admiren. Por eso, a veces, eres muy perfeccionista y te criticas excesivamente.
    Tienes un gran potencial en muchos aspectos, pero, por circunstancias externas, todavía no has podido desarrollarlo.
    Te auto-controlas hacia fuera, pero por dentro eres una persona con tendencia a preocuparte en exceso y no siempre tienes seguridad acerca de lo que haces: hay ocasiones en que te asaltan grandes dudas sobre tus decisiones.
    Por último, una característica muy destacada de tu personalidad: te gusta contar con ciertas posibilidades de cambio y variedad y te sientes insatisfecho cuando te ponen trabas y restricciones.

    En resumen: piensas independientemente y no aceptas la opinión ajena a no ser que te presenten pruebas contundentes.

    ¿Te identificas con el horóscopo que te he hecho?

    (seguir leyendo el Horóscopo que ha confeccionado para ti L.M)

    http://www.elhabitatdelunicornio.net/2007/06/28/te-conozco/


  4. ¡Devolvedme el cielo!
    Posted 8 Octubre 2009 by masabadell
    Categories: Astronomía, Debate, Pseudociencia

    El pasado verano, como cada verano, por la noche, me han asaltado dos sentimientos contradictorios: uno de asombro infantil y el otro de profunda tristeza.

    Lejos de las luces de las ciudades y las zonas de veraneo, uno puede levantar la vista al cielo y sentir el vértigo arrebatador de miles de estrellas, la fascinante y cautivadora visión de la Vía Láctea, esa banda lechosa que nos proporciona una hermosa y única visión de nuestra galaxia.

    Hoy Van Gogh sería incapaz de pintar su famoso cuadro de un café de Arlés bajo el cielo estrellado. Hoy nadie es consciente de las fases de la Luna o de que puede observar los planetas en el cielo. Recuerdo que una vez alguien me preguntó con verdadera sorpresa: ¿Es que se pueden ver? Venus, Mercurio, Marte, Júpiter o Saturno son simplemente nombre de objetos que se aprenden en la escuela. El Sistema Solar, el Universo, no son otra cosa que un concepto que nos enseñó el profesor de Ciencias Naturales. No es real, casi es una ficción. ¿Cuántas mujeres enamoradas podrían exclamar con Julieta “No jures por la Luna, por la inconstante Luna, que cada mes cambia en su órbita circular”?

    Hoy nadie ve, de noche en noche, de mes en mes, cómo cambia el aspecto del cielo, cómo desaparecen unas constelaciones mientras aparecen otras. Nadie se da cuenta de que unos brillantes puntitos muy luminosos, fácilmente discernibles porque su luz no parpadea, van mutando su posición en el cielo. Son los planetas. A ellos les debemos mucho, pues al querer explicar por qué se mueven de ese modo descubrimos que no estamos en el centro del cosmos, que no somos el ombligo del universo.

    Una simple mirada al cielo nos revela lo que siempre hemos sido sin saberlo: ciudadanos del cosmos. Y nos envuelve con un sentimiento de humildad, de lo poco que somos ante la oscura inmensidad que nos rodea, habitantes de una mota de polvo insignificante que gira alrededor de una pequeña estrella arrabalera en una de las miles de millones de galaxias que pueblan el universo. Pero no debemos olvidar tampoco lo importantes que somos pues, hasta donde sabemos, somos la única especie capaz de anunciar su existencia en el espacio. Construidos con los mismos átomos que los planetas, las estrellas y las nebulosas, somos una parte del universo que se ha hecho consciente.

    Ante todo esto, causa risa y estupor que aún sobrevivan creencias infantiles, residuos de viejas religiones, como la astrología, producto de un tiempo cuando se creía que el universo estaba diseñado por y para el ser humano y que todo estaba gobernado por unos dioses ininteligibles e inaccesibles. Decía Montesquieu que pensar que nuestros actos están escritos en el gran libro del cielo es una orgullosa extravagancia. ¿De verdad podemos creer que los planetas giran para decidir la forma de vivir nuestras vidas?

    Nuestra sociedad ha eliminado el cielo del vivir cotidiano. Por eso, si tiene la oportunidad de alejarse de las luces de la ciudad, o si al viajar de noche necesita parar para descansar, hágalo en un lugar oscuro y despejado y levante la mirada al cielo. Sentirán ese cosquilleo que recorre el espinazo al saber que están contemplando su hogar, su verdadero hogar.

    http://masabadell.wordpress.com/2009/10/08/%C2%A1devolvedme-el-cielo/


  5. ¿En resumidas cuentas sólo la economía y los valores materiales? ¡Qué complejo pasa a ser todo cuando se destripa! Pero en realidad, ¿cuántos seres humanos experimentan la necesidad de destripar las cosas?


  6. Muy interesante tu artículo. Gracias por la información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s