Y ESTA FUE LA RESPUESTA QUE LE DIO LEMPRIER A MI PREGUNTA: ¿UN PATRIMONIO?

10/05/04

Un día de estos, creo, me cansaré definitivamente de esto … Aunque el autor no ha olvidado su novela, y tiene la intención de continuarla después de su breve diálogo con un extraterrestre …

… se llamaba Leyla, estaba sentada, toda rubia, toda de blanco, toda sudorosa y también llorosa, en un banco de la Plaza del Pi.

– ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vas? ¿A quién esperas? -Eran unas primeras palabras dirigidas a la desconocida de extraña apariencia a cuyo lado me había sentado mientras yo sí esperaba a alguien; sin embargo, a pesar de mi sonrisa zalamera y artificialmente agradable, solamente obtuve el silencio, aunque, por un instante, tuve la seguridad de que esa pintoresca hembra podía atravesarme el pensamiento anticipándose a mis escasas ideas por la perplejidad que la situación me producía. -Ya sé, ya sé, vienes de muy lejos, de más allá de aquella estrella -continué diciéndole mientras señalaba un punto impreciso en lo alto del cielo azul del mediodía; podía escucharme a mi mismo y, por mucho que reconociese mi propia voz retumbándome en la cabeza, habría podido jurar que yo nada había dicho; y continué mi singular monólogo mientras observaba las trazas de lagrimones secos en sus mejillas – solamente una cosa, solamente una te bastaría, también lo sé; pero ¿Quién soy yo para hablar en nombre de una humanidad, de un Mundo que tan extraño se te hace y que no comprendes? ¿Qué podría escoger entre tantas cosas que fuera suficiente para convencerte de que puedes quedarte? -Y esta vez sí había pronunciado yo las exactas y precisas palabras que verdaderamente encerraban mi estremecido pensamiento. El silencio seguía denso y manso mientras yo intentaba encontrar una sola frase capaz de contener cientos, miles, de siglos de historia … -Se llama «Las hilanderas» -le dije finalmente -aunque antes, hace algún tiempo, tuvo otro nombre y, si eres capaz de entenderlo, sabrás que puedes quedarte.

Agustín Lemprier

CREANDO UNA EXTRATERRESTRE