El geógrafo

Städelsches Kunstinstitut, 1668 – 69

 

Un cuadro que debe acabarse en varios lugares sería un cuento maravilloso. Podría llamarse ”el cuadro infinito”; y podría tratar de un lienzo que un pintor comienza a pintar, pero que nunca acaba, porque siempre siente que le falta un detalle que no sabe lo que es, y se da cuenta en el momento en que sus dedos deberían estampar la firma… sus dedos tiemblan y parece que no le pertenecieran y él lucha y lucha pero termina por llevarlos delante del atlas que reposa en el atril y deja que al azar … le señale su próximo destino … y eso que le falta es una persona que aún está por conocer y que vive no se sabe nunca en que sitio…