Magritte

Este año, la noche de San Juan no habrá antifaz, ni pintar un cuadro de Magritte con un Desconocido, ni hierba, ni llamadas nocturnas al contestador de ningún hombre para gemir un orgasmo, cruel por sus dobleces bajo el cuerpo de otro… pero si habrá noche de hotel. Aunque en realidad será de albergue porque ese es el día que nos vamos de excursión con el curso. Al descenso…

.

Y he preferido que Nora se volviese atrás con lo de la espeo de aguas. Hay un salto al vacío de unos seis metros en caída libre a un lago subterrano, en la más absoluta oscuridad y para ello hay que tomar carrera y lanzarse y también habrá que bucear en algunos momentos entre gruta y gruta y sin oxígeno. Así que a pesar del seguro que nos harán y de la persona que monitorea la expedición, de la que L. me ha aseverado que le confiaría su vida porque ya se la ha salvado en dos ocasiones… cuatro horas son demasiadas para andar bajo la tierra con una amiga que es madre de familia y podría sufrir una crisis de ansiedad en el momento menos oportuno. Y ahí sí que ya no habrá forma de volverse atrás. Una vez que comencemos habrá que llegar hasta el final sea como sea y yo no podría cargar con el peso de la culpa si a Nora le sucediera algo. A mí no me importa arriesgarme y no me voy a pensar esto demasiado porque aterrorizarme ante la ilusión del miedo no es el lema de mi vida. Y en parte si es un asunto de superación personal aunque Oscar hace unos minutos no fuera capaz de entenderlo. Fue después de que yo dijese que lo próximo sería el puenting. L. y yo queremos y entonces Oscar dijo: ¿qué pasa? ¿estáis en una crisis?

Crisis, interesante palabra. Llevo deseando hacer puenting más de quince años pero nunca he conocido a nadie que le apeteciese… así que a falta de empuje personal, porque yo creo que para esto la complicidad también es muy importante, esperaré la oportunidad propicia que es un poco como yo me muevo en todo. Crisis, ciertamente una interesante palabra. El otro día buscando un ideograma japonés para un amigo, o bueno, algo así… el mismo ideograma del guerrero que Klaus utilizaba a veces en su messenger, di con el significado de la palabra Crisis, en chino.

ideograma chino de la crisis

Pues bien, esta palabra está formada por dos carácteres: Peligro y Oportunidad. Y fue inmediato. Supe que eso y ninguna otra cosa era lo que yo deseaba tatuarme en el cuerpo. Pero faltaba el lugar. ¿Pero que mejor lugar para ello que en la base de la columna vertebral? Allí donde se experimenta el más Intenso de los Estremecimientos…

.

Inciso: voy a lavarme los dientes y a librarme de las lentillas. Vuelvo ahora. Son las 00h10min de la madrugada del jueves. A estas horas hace una semana mantenía una conversación virtual con Verona. que derivaría en la que fue una de las Crisis más sustanciales de mi vida.

Crisis: Peligro y Oportunidad, que sustantivos singulares tan acordes a mi forma de Vivir y Ser. Porque yo soy en mi misma una Crisis perpetua y eso simbolizo para mí.

.

..

Según lo que explica David H. Rosen, el autor del libro ‘el sanador herido’:los Chinos representan la crisis con dos ideogramas, el de Peligro y el de Oportunidad. La primera parte del ideograma el Peligro representa al individuo. El peligro para cualquier persona joven, era no llegar a ser su verdadero si-mismo . (…) La imagen del Acantilado , el segundo aspecto del ideograma peligro es una representación apropiada de “la crisis para la juventud. (…) La tercera parte de este ideograma es la imagen de la respuesta calculada. Se caracteriza por un movimiento lento y precavido que permite conservar la dignidad. (…) El primer elemento del ideograma la Oportunidad es como un árbol… Se trata de echar raíces y de diversificarse. La segunda parte representa dos Capullos, que se sostienen en pares por un fino hilo que es símbolo de la unión y de la incubación. Las mariposas saldrán de los capullos, que simbolizan lo Femenino, el Alma, el Yin de los taoístas, y la transformación. (…) La tercera parte del ideograma oportunidad establece claramente el eje o la conexión Yo/Si-mismo y el individuo guarda la frontera de la conciencia y de la iluminación.