Cita con el psiquiatra

abril 13, 2007

pilares-debiles.jpgHoy tenía una cita con mi psiquiatra, y me sentía muy contenta porque todo cuanto tenía que contarle era más o menos bueno.

Así que llegue entusiasmada a su consulta, le dije que de las dos cosas que había propuesto solo había cumplido una. No había bebido durante estos tres meses, en cambio, lo de un fin de semana solo con mi marido pues no pudo ser, puse la excusa de que mi suegra se había operado, aunque tambien le dije que ninguno de los dos se había esforzado en ello.

A continuación le pedí que me fuera quitando la medicación porque ya no la necesitaba puesto que me encontraba fenomenal, pero que la balanza volvia a estar desequilibrada, le explique el abandono de él, su continua queja, sus problemas de salud inexistentes todo por llamar la atención, ya que él me buscaba a mi como madre, no como mujer.

Y así pues le puse un poco al día de mi actual situación, y aún no se como paso pero hubo un momento en donde yo quise le dije que él siempre había tenido atracción por las mujeres mayores, y asi fue como le hablé de mi madre y su relación con él. Pero por más que intenté aguantarme no pude reprimir mis lagrimas y trate hasta de justificarles, le decía que yo no era mejor que ellos, que ¿quien era yo para juzgar a nadie?. Pero él se quedó boquiabierto, agachó la cabeza y empezó a escribir en sus folios donde guarda mi patética historia. Mi psiquiatra piensa que le hecho de contarselo a mi mejor amiga, es como decirmelo a mi, y eso no le gustó nada. Así que despues de insistirme en el tema, y yo no querer hablar más de ello me dijo que nuestra relación estaba basada en pilares muy débiles y oscuros, que porque no me planteaba darme una oportunidad.

No me lo esperaba que hasta mi psiquiatra piense que esta relación no tiene ninguna oportunidad y eso hace que me lo vuelva a plantear todo de nuevo. Y para colmo teniamos planeado unas vacaciones en Cadiz, pero esta mañana me llega un mensaje de él donde dice que la casa de Cadiz no nos toco.

En fin daba por hecho que todo iba mejor y todo vuelve al principio. Pero esta vez sin depresión.